ELIGE TU RAQUETA

En este artículo, voy a hablaros de la importancia de elegir bien la raqueta con la que sentiros cómodos.

En primer lugar y antes de entrar en detalles técnicos, comentaros que la elección debe ser un proceso en el que tomaros un tiempo prudencial. Deberéis hacer un estudio a fondo de vuestra forma de jugar, nivel y prestaciones que necesitáis para que vuestra raqueta se ajuste a vuestro juego. Raquetas que le van muy bien a vuestro compañero de entrenamientos, puede ser que a vosotros os perjudique.

En segundo lugar, si tenéis la posibilidad de probar, ya sea en tiendas especializadas o probando raquetas de amigos y compañeros, no dudéis en hacerlo. La mejor manera de elegir acaba siendo más eficaz si antes hemos podido probar diferentes modelos.

Vamos a ver las características principales de una raqueta y algunos consejos en función de ellas.

LARGO DE LA RAQUETA

El largo a niveles profesionales debe estar entre 68,58 cm y 77,66 cm. Las raquetas más largas nos proporcionan mayor potencia, sacrificando control y manejo.

Personalmente, no me gusta usar la longitud de la raqueta para buscar velocidad de bola. Creo que la pérdida de control y lo complicadas que se vuelven en golpes a los que no llegas cómodo, hacen que la elección de raquetas largas no me parezca una buena opción.

TAMAÑO DE LA CABEZA

Importante a tener en cuenta la superficie de golpeo que nos ofrezca la raqueta. Raquetas con una cabeza más grande, nos darán más potencia pero menos control. En cabezas más pequeñas la precisión aumenta pero la potencia baja.

PESO Y BALANCE

Para mi los aspectos claves en la elección de raqueta.

Conforme aumentas el peso de la raqueta, la potencia que transmite a la pelota será mayor, aunque la manejabilidad disminuye.

El balance hace referencia a la distribución del peso en la raqueta. Raquetas con el peso más en la cabeza, proporcionan más potencia pero menos control. El peso más cerca del puño, nos dará más control pero menor velocidad de bola.

Mi recomendación en caso de que no tengáis claro que balance elegir, es que acabéis optando por raquetas equilibradas. Es decir, que la relación potencia-control sea parecida.

RIGIDEZ

Otro aspecto importante a tener en cuenta. La rigidez hace referencia (explicado de forma clara), a lo mucho o poco que la raqueta se dobla cuando golpeamos la bola. Raquetas muy rígidas, proporcionan más potencia y control a la hora de dirigir la pelota. Eso sí, las vibraciones son mayores y los efectos más difíciles de conseguir debido a que tenemos durante menos tiempo la pelota en nuestra raqueta.

Aquí influye de forma clara, el estilo de cada jugador. Jugadores que jueguen con mucho “top spin”, necesitarán raquetas menos rígidas que aquellos que golpean de manera más plana.

PATRÓN

El patrón no es más que la relación de entre el número de cuerdas verticales y horizontales, y el espacio que dejan entre ellas. No es un aspecto de los más importantes en niveles medio/bajo, pero en jugadores con cierta experiencia empieza a ser un dato a tener muy en cuenta. Raquetas en las que el patrón es muy abierto, obtendremos más velocidad de bola aunque perderemos control sobre ella. Ésto se debe al “efecto tirachinas”, el cordaje cede, la pelota entra más y por lo tanto sale con más velocidad. Patrones más cerrados nos permitiran controlar mejor, sacrificando potencia.

 

Saber buscar la relación perfecta de todas estas características no es para nada sencillo, y es por ello que todos los jugadores profesionales, emplean muchas horas de pruebas para solucionar el rompecabezas que supone en ocasiones elegir la raqueta perfecta.

Recordad que la raqueta no va a ser la que os haga ser mejores o peores, aunque ayudará hacer una buena elección. Trabajad duro en vuestro tenis y disfrutad mucho de este deporte.

¡Nos vemos por las pistas!